Nocturlabio

Página de Astronomía de

Julio César Monge Bravo

 

 

Espejo/prisma Diagonal

 

 

   

El espejo o prisma diagonal que facilitan la mayoría de las marcas (incluso las que publicitan "calidad") suele ser un instrumento de bajo coste, normalmente prisma en lugar de espejo.

Este accesorio puede ser el culpable de que no obtengamos todo el rendimiento de nuestro telescopio, ya que, si es de baja calidad puede degradar considerablemente el partido que obtengamos del sistema óptico. De nada sirve un excelente telescopio apocromático, newtoniano con espejos de gran precisión de pulido, etc., si detrás de esta óptica montamos un diagonal de "juguete" como el que nos incluyen muchos fabricantes con el equipo estándar. La sustitución del diagonal es la primera inversión que hay que acometer una vez ya somos propietarios de un telescopio.

No está claro cuál de las dos fórmulas ópticas (espejo o prisma) es la idónea. Parece que, entre los observadores de planetas está más extendido el uso del prisma por su mejor contraste y menor esparcimiento de luz o en inglés scattering (el término dispersión de la luz debe utilizarse para para referirse a la descomposición de la luz en los diversos colores de su espectro). No obstante, los espejos de calidad siempre consiguen mayor transmisión de luz, al no tener que atravesar ésta la masa óptica del prisma, donde una parte de la misma se difunde y evitan el cromatismo que se produce en un prisma al atravesarlo la luz.

Actualmente existen varios tipos de espejos en el mercado, aunque los más extendidos son los de aluminio mejorado y los dieléctricos en cuanto a recubrimientos y recientemente están apareciendo espejos basados en cuarzo.

La transmisión de luz en ambos tipos es muy similar, ya que en los diagonales aluminizados, el porcentaje de luz transmitida puede rondar el 96%, mientras que en los dieléctricos llega hasta el 99%, según anuncian los fabricantes. Esta diferencia no es dramática y el ojo humano no puede distinguir el sutil 3% que distingue a ambos tipos. No obstante, mi consejo es decidirse por un diagonal dieléctrico, si el presupuesto lo permite. Su precio ahora es asequible y presenta la ventaja de que el tratamiento dieléctrico no se deteriora con el paso del tiempo ni con la limpieza. El aluminio mejorado pierde cualidades con el uso.

Yo he optado por el diagonal dieléctrico de la firma alemana Baader Planetarium. Es un diagonal caro, dentro de los precios actuales, pero el fabricante indica que la precisión del tallado es de 1/10 de onda después de aplicar los recubrimientos, lo cual le confiere una calidad excelente (al menos sobre el papel). Como añadido aporta un sistema de fijación de oculares patentado (sistema clicklock) que, con un pequeño giro de la maneta del portaocular, es capaz de fijar los oculares más pesados con absoluta seguridad. Este sistema de anclaje de oculares realmente funciona perfectamente.

También utilizo el de la marca William Optics, así como otra unidad fabricada por el subcontratista del anterior, Long Perng en Taiwan. Ambos son de 2 pulgadas, pero incluyen adaptador para 1,25 pulgadas. Existen en dos versiones: con adaptador de rosca para telescopios Schmidt-Cassegrain estándar y con tubo de 2 pulgadas. Prácticamente todos los modelos en el mercado incorporan anillos de compresión en lugar de tornillos para fijar los oculares. Además, poseo un diagonal dieléctrico de 1,25" de la firma norteamericana Stellarvue, que sirve para aligerar el peso del equipo.

De la marca Long Perng, también utilizo un prisma inversor de 90º en formato 2” y que normalmente monto en el Takahashi FS60 cuando lo utilizo como buscador, ya que me he acostumbrado a los buscadores acodados y con visión corregida. La calidad de este prisma es buena a un precio razonable. Al utilizar este tipo de prismas inversores, existe siempre una pérdida de luminosidad que hay que asumir, por ello no son aconsejables para el uso astronómico habitual. Personalmente, la pérdida me compensa para obtener la visión del cielo en posición real (corregida).

Aunque mi especialidad no es la observación planetaria, cuando quiero dedicarme a esta disciplina, procuro utilizar siempre mi prisma diagonal de Baader-Planetarium de 32mm. de abertura libre. He notado una clara mejoría del contraste, si bien el scattering me parece similar entre mi prisma y mi diagonal dieléctrica del mismo fabricante o tal vez, visualmente, no soy capaz de distinguir estas diferencias.

Creo que merece la pena poseer un buen prisma diagonal cuando el planeta puede presentar detalles visibles. Para el resto de objetos, mi consejo es utilizar un buen espejo. El más reputado prisma es el fabricado por Zeiss y comercializado por Baader-Planetarium, pero su coste es elevado. El prisma de 32mm. de Baader-Planetarium que poseo rinde estupendamente por un coste muy contenido, si bien es un accesorio en formato 1,25". En mi opinión, no es preciso un prisma de 2", pues para la observación planetaria a elevados aumentos, los oculares de baja longitud focal siempre suelen estar fabricados en formato 1,25".

Otra variante de la utilización de diagonales es la torreta o revólver portaoculares. Este accesorio es poco conocido, pero aporta ventajas, si la calidad óptica acompaña. Yo utilizo la VSI Hexagonal 1 fabricada por Paul B. Van Slyke en U.S.A. Permite situar 6 oculares de formato 1,25” y un filtro de 2” en su barril de conexión al telescopio. El espejo que monta es un diagonal ProtoStar de cuarzo con elevada calidad de pulido. Aunque el peso del accesorio es importante, a pesar de estar fabricado en aluminio, la torreta cargada con 6 oculares de pequeño tamaño (ortoscópicos, Plössls, monocéntricos, etc.), no supera en peso a una diagonal común de 2” cargada con un ocular de gran tamaño (tipo Nagler 31mm T5). Por ello, para mí, es asumible el peso que añade a mis telescopios refractores y me aporta la funcionalidad de poder elegir el aumento preciso entre 6 oculares, utilizando un mismo filtro para todos ellos. De alguna forma es como observar con un ocular tipo zoom peor ganando en la calidad individual de cada ocular de focal fija. El uso que hago de este accesorio también se centra en la observación planetaria y lunar. Esta tipo de torreta no es válida para telescopios reflectores, dado que incorpora su propio espejo diagonal. Existen modelos sin óptica que únicamente constan de un revólver de 4 ó 5 posiciones y pueden ser adecuados para reflectores, pero es difícil que el enfocador de estos telescopios disponga del recorrido intrafocal necesario para intercalar este accesorio.

 

Espejo diagonal dieléctrico de Baader-Planetarium

con sistema de anclaje de oculares clicklock

 

 

Prisma diagonal de 1,25 pulgadas y 32mm.

de abertura de la marca Baader-Planetarium

 

 

Prisma erector de 2" de la marca Long Perng montado sobre

Takahashi FS60, portando el ocular Tele Vue Nagler 31mm T5

 

 

Torreta/revólver hexagonal de la marca VSI (Van Slyke) con

6 oculares: Takahashi Hi-LE 2,8mm, TMB Supermonocéntrico

9mm y juego de ortoscópicos Abbè II de Zeiss

 

Volver a Accesorios

Sobre mí Mi equipo Descargar mi libro Astrofotografía Enlaces Página principal