Un objeto trans-neptuniano de diámetro superior a lo de Plutón:

Una nueva razón de rechazar la doctrina astrológica


Christian Nitschelm


Creación (texto francés): Septiembre del 2005

Traducción al español: Abril del 2008

Última actualización: Diciembre del 2008


Un nuevo trans-neptuniano, llamado provisionalmente 2003UB313, ha sido recientemente descubierto por un grupo americano de investigación (The discovery of 2003 UB313 Eris, the largest known dwarf planet). Ha sido rápidamente establecido que el diámetro de este objeto lejano era alrededor de 2600 km, así claramente más grande que lo de Plutón (2280 km).

Paralelamente, seis otros trans-neptunianos un poco más pequeños, pero de tamaño comparable a lo de Plutón, han igualmente sido recientemente descubiertos por varios grupos de investigación. Ciertos han recibido sus apellidos definitivos ya algunos años atrás (Quaoar, Sedna), mientras tanto los otros fueron bautizados poco tiempo atrás (2003 EL61 = Haumea, 2004 DW = Orcus, 2005 FY9 = Makemake, 2000 WR106 = Varuna).

Todos estos objetos son ubicados más allá que Neptuno (y de eso viene su apellido de trans-neptunianos), dentro de la Cintura de Kuiper. Son todos, Plutón incluido, claramente más pequeños que nuestra Luna (diámetro 3476 km), pero mucho más voluminosos que los asteroides los más grandes de la Cintura Principal ((¡lo más grande de ellos, Ceres, tiene un diámetro de "solamente" 900 km!).

Estos descubrimientos recientes dejan pensar que sería quizás posible de descubrir, en un futuro próximo, otros objetos trans-neptunianos de gran tamaño, quizás superior a lo de la Luna, incluso comparable a lo de la Tierra.

En consecuencia, el estatuto de Plutón vuelva de nuevo a ponerse en cuestión.

En efecto, Plutón podría quedar su estatuto de planeta y, en este caso, será indispensable de incluir claramente y rápidamente el enjambre de los grandes objetos trans-neptunianos descubiertos recientemente en la lista de los planetas mayores (¡al mínimo 2003UB313!), o hay que desclasificar Plutón y ponerlo al rango de asteroide grande (¡un simple planeta enano!), como estos seis otros objetos celestes.

Así, estaríamos con solamente ocho planetas mayores (Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), lo que sería la opción la más lógica, o con diez (los mismos, más Plutón y 2003UB313), incluso mucho más, por lo menos dieciséis (los mismos, más los seis trans-neptunianos cuyo tamaño está oscilando entre 1000 y 2000 km de diámetro).

Además, en septiembre 2005, el primer satélite natural del objeto trans-neptuniano 2003UB313 ha sido descubierto y ha sido provisoriamente llamado Gabrielle. Eso significa que, en poco tiempo, vamos a estar capaz de conocer aproximadamente la masa de este cuerpo celeste por simple utilización de la tercera ley de Kepler, masa que debería ser más alta que la de Plutón, según todas las probabilidades.

Es así bastante claro que nuestra visión del Sistema Solar está cambiando presentemente y que debemos ahora ver de nuevo la definición del criterio de separación entre planeta mayor y asteroide...

La decisión de la Unión Astronómica Internacional del jueves 24 de agosto del 2006

Habríamos corregido el numero de planetas significativamente a la subida con, al mínimo, tres nuevos cuerpos celestes que habrían podido alcanzar al estatuto de planeta, en el caso Ceres (lo más grande de los asteroides de la Cintura Principal), Charón (lo más grande de los satélites de Plutón que habría podido, así, convertirse en un planeta mayor) y, por supuesto, 2003UB313.

Los nuevos criterios para clasificar un cuerpo celeste como un planeta habrían podido ser definidos como (a) la revolución alrededor del Sol o de una otra estrella, (b) un diámetro superior o igual a 800 kilómetros y (c) una forma aproximadamente esférica.

Pero, entonces, ¿cual sería en este caso la clasificación de los otros objetos grandes de forma esférica o elípsoidal, como los otros grandes trans-neptunianos (Quaoar, Sedna, Haumea, Orcus, Makemake y Varuna) y como los otros grandes asteroides (Vesta, Pallas y Hygea)? ¿Habrían sido clasificados como planetas mayores o serían quedados como simples asteroides indignos del nombre de planeta?

La Unión Astronómica Internacional decidió de elegir una regla diferente el jueves 24 de agosto del 2006, volviendo a traer el número de planetas mayores a ocho, en el caso Mercurio, Venus, la Tierra y Marte (los cuatro planetas telúricos), Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno (los cuatro planetas gigantes).

En efecto, según la Unión Astronómica Internacional, un planeta es un astro que:

1) gira alrededor de la estrella Sol (o de una otra estrella) - y así no puede ser un satélite;

2) posee un diámetro suficiente - 800 km - para ser un esferoide en el modelo de formación hidrostático;

3) ser de masa suficiente para "dominar" - del punto de vista gravitacional - los objetos vecinos de su espacio orbital.

En consecuencia, la instancia internacional que es la Unión Astronómica Internacional ha decidido rebajar a Plutón de su estatuto de planeta, lo que era, desde lejano, la solución la más lógica (aunque muy impopular en Estados Unidos, este objeto celeste habiendo sido descubierto en 1930 por un astrónomo americano, Clyde Tombaugh). En efecto, el estatuto de este astro había sido siempre causa de controversia...

Siguiendo la resolución de la Unión Astronómica Internacional del jueves 24 de agosto del 2006, quedaba a dar una numeración definitiva a los planetas enanos Plutón y 2003UB313, así como nombres definitivos por este último objeto y por su satélite. Es una cosa hecha desde el 13 de septiembre del 2006:

(134340) Pluto, (136199) Eris, and (136199) Eris I (Dysnomia)

Following the August 24 resolution by the IAU to the effect that the solar system contains eight "planets" (Mercury-Neptune), with (1) Ceres, Pluto, and 2003UB313 to be considered representative "dwarf planets", the Minor Planet Center included Pluto and 2003UB313 (along with two other new potential dwarf-planet candidates) in the standard catalogue of numbered objects with well-determined orbits as (134340) and (136199), respectively. Following near-unanimous acceptance by both the Committee on Small-Body Nomenclature and the Working Group on Planetary-System Nomenclature (in consultation with the discovery team), the IAU Executive Committee has now approved the names Eris for (136199) and Dysnomia for its satellite (136199) Eris I [formerly S/2005 (2003UB313) 1].

Una nueva razón de rechazar la astrología

Pero aparece inmediatamente una conclusión muy divertida, en el caso la falsedad de las afirmaciones de carácter astrológico y de las elucubraciones de los astrólogos, si fuera nuevamente necesario de probarlo.

En efecto, en el caso de considerar Plutón como un planeta mayor, sería entonces evidente que los llamados cálculos astrológicos por el establecimiento del tema astral, y así sus interpretaciones (los horóscopos), serían totalmente falsos hasta el día de hoy, al no considerar el muy importante planeta X (2003UB313), incluso la totalidad de los trans-neptunianos y de los planetas lejanos todavía desconocidos dentro nuestro Sistema Solar.

En el caso, lo más lógico, de considerar solamente los siete planetas mayores como astrológicamente "activas" (entonces, ¿por qué solamente estos siete planetas precisamente? y ¿por qué no incluir nuestra Tierra, octava planeta mayor del Sistema Solar?), estas elucubraciones habrían sido un poco más realistas (¡pero siempre igualmente erróneas, con la ausencia de bases de la astrología!) entre 1846 (año del descubrimiento de Neptuno) y en 1930 (año del descubrimiento de Plutón), mientras tanto ellas habrían sido totalmente falsas antes de 1846 (Neptuno era todavía desconocido) y después de 1930 (Plutón habiendo sido incluido en sus teorías chifladas y extravagantes).

¿Como los astrólogos, quienes pretenden desde siempre conocer el futuro o, por lo peor, de poder determinar sin ambigüedad el carácter de cada uno por la posición de ciertos astros muy especiales, los planetas mayores, la Luna y el Sol al instante de su nacimiento, no habrían sido capaces de resolver este problema y de saber, mucho antes los astrónomos y desde los tiempos los más antiguos, el numero exacto de planetas, así como el nombre definitivo (y mitológico) de cada uno, datos esenciales para ellos por la elaboración del horóscopo?

Si sería necesario de probarlo otra vez, tenemos entonces una nueva razón de eliminar la astrología de la lista de las ciencias, gracias a un objeto lejano y oscuro llamado provisoriamente 2003UB313, todavía desconocido poco tiempo atrás...

Es ahora a los astrólogos de ensayar de probarnos lo contrario...

...o de incluir este nuevo "planeta" con un apellido tan poético, 2003UB313, y decirnos cual sería la influencia "astral" de este objeto celeste (¿¡ciertamente una influencia puramente matemática, con un tal nombre!?).

Total, tenemos una nueva razón de rechazar las inepcias astrológicas, que ellas sean "naturales", "judiciales", "herméticas" o más sencillamente a objetivo muy lucrativo y mercantil...

Y ahora que 2003UB313 ha sido definitivamente llamado Eris, es el turno de estos ¡buenos! y ¡honestos! astrólogos de decirnos cual podría ser la tan importante influencia "astral" (¿¡o un tanto mitológica!?) de este planeta ineludible y esencial para la elaboración de cada horóscopo respetable (¡por cierto, no un planeta "verdadero", pero un importante planeta enano y muy comparable a Plutón!).

¿Los astrólogos podrán igualmente decirnos cuales serían las influencias "astrales" supuestas de los otros planetas nuevos, que sean mayores o simplemente enanos?

Podemos anotar, para terminar, que la decisión de la Unión Astronómica Internacional del jueves 24 de agosto del 2006 de excluir Plutón de su estatuto de planeta mayor devuelve la doctrina astrológica totalmente caduca y obsoleta, porque basada sobre una argumentación falsa (¡eso, lo sabemos antes!) y sobre un numero erróneo de planetas. ¿¡Como era posible que los astrólogos, quienes conocían de una manera tan exacta el futuro, a entenderlos berrear en la plaza publica desde varios siglos, no sabían desde 1930 que Plutón no era un planeta mayor, pero un simple planeta enano, como hay tantos otros en el Sistema Solar!?

Es verdadero que lo ridículo no mata, pero, no estamos muy lejanos de eso...




Bibliografía



Esta página ha sido visitada AmazingCounters.com veces desde el martes 28 de julio de 2015.





Este documento ha sido realizado por Christian Nitschelm